Del manual de marca a un sistema de diseño

por
2 Minutos de lectura

El diseño UX y UI tiene un gran reto: unificar la experiencia de los usuarios en distintos activos digitales.

¿Cómo lograr que una app no se sienta y se vea diferente de su sitio web? ¿O que la apariencia y la experiencia no cambien cuando se agreguen nuevas funciones y servicios? ¿O cómo logran consistencia cuando hay equipos de diseño diferentes que trabajan al tiempo? 

Para eso contamos con los sistemas de diseño. A diferencia de los clásicos manuales de marca, los sistemas son dinámicos y están hechos para entornos complejos como los digitales.

Aquí te contamos 5 cosas que debes saber sobre los sistemas de diseño para mejorar la gestión de los activos digitales de tu compañía. 

 

  1. ¿Qué es un sistema de diseño?

    Son una colección de recursos, documentos, guidelines y códigos visuales que sintetizan los principios para diseñar apps y activos digitales. 

    Son la caja de herramientas para el diseño UI y UX. 

    Indican cómo se ven las cosas, pero también cómo deben comportarse e interactuar los usuarios. 

    Forman un lenguaje visual completo. 

  2. ¿Para qué sirve un sistema de diseño?

    Sirven para unificar la experiencia de los usuarios. 

    Los sistemas de diseño logran un consenso entre todos los actores involucrados en el desarrollo de un servicio, tales como diseñadores UX y UI, estrategas de contenido, desarrolladores frontend y backend, entre otros. 

    Por eso los sistemas de diseño son fundamentales para una implementación consistente y coherente de diferentes activos digitales. Permiten trabajar a una escala siempre mayor, sin perder la unidad del lenguaje visual. 

  3. ¿Cómo se diferencian de los manuales de marca?

    El manual de marca es estático. Se hace una vez, al principio, y así se queda por mucho tiempo. Y lo hacen unos actores específicos: los diseñadores que hacen la marca. Conoce cómo hacer un manual de marca, tono y estilo.

    Los sistemas de diseño son dinámicos. Se enriquecen y cambian constantemente. Son ecosistemas en evolución. No los hace un solo actor, sino muchos a la vez. Y no se hacen para un solo espacio, sino para múltiples plataformas. 

    Los manuales solo suelen tener unas bases e indicaciones fijas. Y son propensos a que  personas diferentes lleguen a resultados muy diferentes, perdiendo la unidad de la experiencia.

    Los sistemas, en cambio, son organismos vivos que se van construyendo y haciendo más complejos, a medida que crecen y cambian los retos de diseño.

  4. ¿Cómo se construyen los sistemas de diseño?

    Con la metodología del Atomic Design. Desarrollada por Brad Frost, el Atomic Design procede por componentes: con las partes más simples construye las más complejas. 

    Como lo dice su nombre, empieza en los átomos (bases del sistema), pasa a las moléculas (elementos), a los organismos (componentes) y a las plantillas (combinación de componentes)

componentes de un sistema de diseño

Seguir la metodología del Atomic Design evita errores y ayuda a conjugar tanto los procesos de los diseñadores como de los desarrolladores de los distintos activos digitales. 

 

 

¿Qué es importante que tengas en cuenta en el sistema de diseño de los activos digitales de tu compañía?


  • Que el sistema de diseño mantenga un diálogo estable con la marca. Ambos deben ir en una misma dirección, de manera que los activos y los servicios no estén desligados de lo que pasa a nivel marcario
  • Que el sistema de diseño transmita el concepto bajo el que se diseñan los activos digitales. Como sabemos, estos soluciones a problemas específicos de los usuarios. Y su propuesta de valor es cocreada con ellos. 
  • Los sistemas de diseño deben ser, por lo mismo, parte activa de la solución y de la cocreación del valor. No son solo para «decorar».
  • El diseño debe estar a la par con el desarrollo del activo digital. Para esto, como ya dijimos, es fundamental que todos compartan una metodología: la del Atomic Design.
Picture of Jeff León

Jeff León

Autor