¿Hacia dónde van los portales web?

By
3 Minutos de lectura

De los sitios a los portales web, una breve historia 

En los años 90, solo por la presencia digital, algunas empresas tenían sitios web. Era como una forma de decir «aquí también estamos», una vitrina en la que nos decían quiénes eran y  aparecía su logo y muy rara vez los actualizaban. 

Después empezó a crecer la economía digital, y es por todas estas empresas que habrían de fundarse una década después en la red (aunque luego se quebraran con la crisis) que se intensifica el proceso de transformación digital de muchas empresas análogas.

 

¿Qué son los Portales Web?

Ya no es solo la vitrina: abrieron el almacén. Invierten en marketing, les agregan blogs, feeds, muestran sus productos, apartan un espacio y crean comercios electrónicos y contratan equipos enteros para gestionen todo el portal. Entonces no son meros sitios, ya son portales constantemente actualizados.

El lunes, 21 de febrero estuvimos conversando sobre las nuevas características que ofrecen los gestores de portales. Hablamos de CMS Headless, DXP, Gestión Multisite y portales embebidos y microfrontends. Si quieren aprender del tema, les recomiendo mucho que se vean la conversación que tuvimos. Está en este link: https://lnkd.in/enKM7NBY. También puedes leer sobre El futuro de las experiencias digitales.

 

¿Para qué sirven los portales web?

En esencia, los portales web integran el acceso a varios servicios para que podamos encontrarlos en el mismo sitio. Esto evita que muchas empresas que no cuentan con los recursos suficientes se aboquen a desarrollar apps que pocos van a descargar o a utilizar, agiliza consultas y servicio al cliente y ofrecen:


  1. La capacidad de separar la capa de presentación del contenido

    Esta capa es el canal propiamente dicho. Por ejemplo, el portal web de una organización.

    Con esta capacidad podemos crear contenidos sin tener que intervenir su aspecto, su interfaz o sus características estéticas y gráficas. Es lo que permiten los CMS Headless, que se llaman así porque le «quitan la cabeza» o el encabezado al contenido, es decir, lo relativo a la capa de presentación.

    Con los CMS Headless, los creadores de contenido se dedican exclusivamente a hacer lo suyo de la mejor forma, y los diseñadores digitales y de UI garantizan que haya una presentación consistente y alineada al sistema de diseño.

    Además, se pueden hacer cambios en la presentación sin tener que hacer cambios en el contenido. Por ejemplo, cuando se hace rebranding.

  2. La capacidad de administrar el contenido como algo independiente que puede ser consumido por diferentes propiedades digitales

    Por ejemplo, no hay que crear y subir un artículo al sitio web que luego tenga que volver a ser creado y subido para el app. Esto evita errores, modificaciones, contradicciones entre el app y el portal, entre otros problemas que las organizaciones han tenido por mucho tiempo. Hay un mejor gobierno de la información.

    Permiten administrar múltiples canales.

  3. La capacidad de tener módulos de journeys y campañas

    Estos son módulos que pueden identificar, crear y autenticar usuarios, así como crear y generar journeys para distintas transacciones y procesos.

    Estos módulos permiten hacer personalizaciones para distintas campañas de la propiedad digital. A medida que crecen las organizaciones y los servicios digitales, los journeys de usuario se hacen más complejos y necesarios para los modelos de negocio.

    La ventaja es que las nuevas plataformas de experiencia digital (DXP) nos dan la capacidad de hacer crecer estos journeys, pero también integrarlos estética y técnicamente.

    Podemos empezar a pensar en portales transaccionales que ya no tengan un aspecto tan radicalmente diferente de los portales públicos.

  4. La capacidad de asignar roles y funciones en la administración del portal

    Las empresas ya no tienen solo unos pocos dominios, sino que pueden tener miles, de acuerdo a sus líneas de producto, países en los que están, idiomas en los que hablan sus clientes, entre otros.

    Piensen en el portal de una empresa como Sony. Está en más de 140 países, tiene todo tipo de productos, y debe gestionar tanto sus contenidos de marketing y publicidad como contenidos de servicio al cliente y muchas más cosas. Sony, como muchas empresas, necesita una Gestión Multisite. Tiene miles de dominios y subdominios.

    No basta con el tradicional webmaster que hacía todo. Es necesario ir creando equipos o células de trabajo que se encargan de los distintos sitios. Y esta es la capacidad que nos ofrecen los nuevos gestores: poder administrar y asignarles funciones a esos equipos.

    Por ejemplo, que los dedicados a un producto se encarguen de su contenido en todos los aspectos y necesidades del usuario o cliente
.

En resumen

capacidad de cuidar y mantener el canal (capa de presentación del portal o vitrina); capacidad de gestión del contenido para distintas propiedades digitales; capacidad de usar módulos de journeys y campañas para responder al usuario; capacidad de asignar roles y funciones en la administración, creación y gestión de los portales.

Este es el futuro que tienen ya los portales de las organizaciones. Los modelos digitales de negocio no van a apalancarse más en el desarrollo de apps, como ocurrió en los últimos años. Y muchos portales van a funcionar como las apps, e incluso a reemplazarlas. No digo que vayan a desaparecer las apps. También se van a complejizar y ofrecer características nuevas.


Pero miremos un ejemplo local

Cine Colombia dejó su app y hoy su portal funciona como la app. ¿Por qué? No conozco los motivos, pero se me ocurre que era un app que los usuarios olvidaban o desinstalaban cuando no la usaban, mientras que siempre buscaban en web.

Al fin y al cabo, el 80% de las apps son desinstaladas al poco tiempo de ser descargadas.

La pregunta para las organizaciones es: ¿Cómo está hoy su portal web? ¿Sigue olvidado o está siendo transformado y gestionado para que sea una propiedad de alta generación de valor para el negocio?

Eso es lo que sabemos hacer en Xperience. Y es la conversación que podemos llevar a las organizaciones.

Picture of Julián Trujillo

Julián Trujillo

Cuento con más de 20 años de experiencia en el diseño, implementación y operación de una gran variedad de servicios, canales y operaciones. He trabajado en Avon, Bancolombia, Allus, Peoplesoft. Y he sido profesor en varias universidades de Colombia, Ecuador y Panamá, tanto en posgrado, pregrados y extensión, con énfasis en temas de innovación, Service Design, Business Design, servicios y modelos digitales, operación de servicios y gestión de canales. Estudié pregrado y maestría en administración de negocios, así como una especialización en mercadeo y otra en intervención creativa. Hice estudios en antropología. Soy un pensador ambidiestro que articula los mundos racionales y sensibles.

Autor